Déjà vu
video-instalación-lowtech-casera

A.
La Casa del Lago es un monumento histórico con un pasado muy completo: en 1908 nace en la única zona lacustre de la antigua Venecia mexicana como la sede del Automóvil Club. Después, fue escenario de tertulias y bailes de la aristocracia mexicana y de elegantes reuniones durante las fiestas del centenario de la Independencia. Hasta llego a ser la residencia particular del expresidente Adolfo de la Huerta, las oficinas de la Secretaría de Agricultura, y la dirección de Estudios Biológicos de la Universidad Nacional. En 1959 se vuelve un Centro Cultural extramuros de la UNAM, convirtiéndose en el mayor espacio formativo del público nuevo, el modelo de casa de cultura en el país y el centro cultural de más renombre en América Latina de esa época. Es ahí donde, muchos años después, Andrea di Castro presenta su primera tele-instalación y donde después Sarah Minter impartiría su primer taller de videoarte.
Hoy en día tiene un promedio de cerca de 4000 visitantes por semana.

2.
“Déjà vu” significa literalmente en francés “ya visto”, es una experiencia que los psiquiatras definen como “cualquier impresión subjetiva inapropiada de un presente pero que es familiar a un indefinido pasado”.
Algunas teorías dicen que tiene que ver con los deseos no realizados, que es la expresión del deseo de repetir una experiencia pasada, pero esta vez con resultados mas satisfactorios.
70% de la población ha experimentado alguna vez un déjà vu.

III.
Esta es una pieza que habla sobre la memoria, o mejor dicho “sobre la falta de…”.
Sobre la voluntad en relación a situaciones y hechos pasados y/o por venir.

Fernando Llanos