la subjetividad de las lecturas, el absurdo comprobado del querer dar una sola versión de los hechos.
la memoría como una reinterpretación de hechos. como un acumulamiento que puede saturar nuestra percepción del presente.