Y...PORQUÉ VIDEO?



1 LA IMAGEN:
El ratón


Hay una anécdota sobre un ratón que dibujé en mi infancia, de hecho en el kinder del Colegio Moderno Tepeyac.
Yo era tan sólo un peque de escasos cuatro o cinco años y en una de esas terapias que se nos imponen a temprana edad, la Mis Vetuasaberque nos dijo que dibujáramos un animal. Yo desde un principio dije que dibujaría un ratón, y mientras el resto de la jauría de infantes destrozaba el papel con sus crayones, yo rayaba de igual manera el susodicho formato, pero digamos que con un poco de más cordura y coherencia. Al terminar la clase, la maestra se vio sorprendida a tal grado que quiso hablar con mi madre sobre el dibujo que había hecho, decía que realmente la suma de mis trazos se parecía a un roedor.

Hasta la fecha lo tenemos enmarcado: es una pequeña cartulina con un dibujo en pastel gris, que mantiene en su centro la forma de un ratón con dos patas, con orejas al estilo Salinas o Miqui Maus.
La verdad yo creo que si parece un ratón, y no tanto por que tenga una forma mimética, sino porque cualquier mancha de color gris rata saturada nos evoca bastante bien al ente antes mencionado.

* Después, durante la primaria, sacaba dinero de vender dibujos de a peso fotocopiados que hacia sobre los "Transformers" y "Jeman y los amos del universo". Mi padre gentilmente sacaba el tiraje en su oficina.


2 EL AUDIO:
"¡Ya bájale al bajo!"


En la adolescencia fui un chico bastante adicto a la música, es mas podría decirse que desde niño se me introdujo a ella, a través de los discos de Güalt Disnei, Cri-Cri, Pedro Infante y José José (después llegaría QUIS y el breic-dance). Sólo pensaba en ella y de hecho repasaba día con día las letras de mis canciones favoritas a manera de estudio.
Siempre dije que no leía, pero que escuchaba música (como si una cosa compensara a la otra), convencido de que la manera para adquirir conocimiento no era solamente mediante la lectura, si no que podía ser a través de cualquier otro sentido.
Hasta la fecha analizo el degüstar y el ingerir.

*En la primaria tome clases de piano, en la secundaria de flauta, en el bachillerato de bajo y contrabajo, después, por ahí de los dieciocho años, formé mi banda hasta que me sacaron quesque por necio (misma necedad que no me ha dejado vender mi bajo eléctrico, manteniendo la esperanza de volver a tocar algún día). Realmente me gustaba la parte protagónica: los amigos con los que tocaba creían que el bajo tenia que ser sólo de acompañamiento, como funciona tradicionalmente, además, los volúmenes siempre los acomodaba a mi favor. Supongo que estas fueron las razones por las que se truncó mi vida como estrella de rock, claro, además de mi mediocridad como músico.


3 LA TELE:
Donde nos veamos...

Desde infante tenía una adición al televisor bastante agradable. Recuerdo que mi hermano y yo llegábamos de la escuela a entretenernos viéndola mientras pudiésemos. Veíamos principalmente caricaturas (desde las del tío Gamboin y su corcolito -canal 5-, hasta Bolec y Lolec -canal 11-), pero lo que se dejara era bueno (esa actitud creo que se mantiene hasta la fecha). De hecho, todavía cuando tenemos tiempo para esto, pasamos todo el día frente al televisor, leyendo, durmiendo, comiendo, o simplemente disfrutando de la agradable presencia de esta caja que nos acompaña desde la infancia.

Escucharla en el fondo, a manera de ambiental siempre ha sido confortante, y su presencia lumínica en el cuarto, con su interminable bombardeo de imágenes, la hacen más presente que cualquier mascota.
*Ahora, más de quince años después, ya no solo es la enajenación con el monitor y su contenido televisivo, ahora ya existe la red, y ha sido todo un complemento que creo que apenas estamos vislumbrando la manera en que nos cambiará la forma de percibir nuestro entorno. Si existe mayor numero de güebsaits que personas en el mundo, y la población de usuarios se duplica cada doce meses, eso me hace pensar que ya existe una razón para serle infiel a la tele.

4 EL VIDEO
= Imagen + Audio +Tele


En el bachillerato comencé a hacerme de una colección de los videos de mis músicos y cantantes favoritos; de las cosas que podía conseguir en lugares como el Chopo, hasta laserdiscs que mi amigo Colacho traía del extranjero.
Al llegar a ese punto donde uno debe decidir qué hacer con su vida, qué va uno a estudiar y a que le va a echar uno más kilos, opte (por el simple hecho de tener más tiempo dentro de esa actividad) por dedicarme a las artes plásticas, dejando el instrumento musical para las ocasiones en que veía películas rentadas (el récord familiar son cinco al hilo) y me ponía a practicar digitación.
Pero al conocer al video como propuesta artística y sus diferentes autores, dije: "¡Guau!...este es el medio más idóneo, sobre todo para narrar con los recursos que a mi más me interesan: audio e imagen (y el movimiento que se implica en este medio)".

Al principio era muy divertido ya que no tenía la menor idea de lo que estaba haciendo, ahora sigue siendo divertido, pero creo que dicha "menor idea" ya se empieza a bosquejar dentro de mi.
Yo no sé si lo que este haciendo sea una cosa maravillosa, no lo creo, sólo sé que lo maravilloso de todo, está en hacerlo.

FLLANOS
Condesa, México D. F. ,1999

*Hoy estoy consciente de mi adición a la tele, de mi vicio y obsesión por dibujar (aunque más bien me sirve de terapia), de como es que disfruto mas un concierto que una exposición, y de que el video es un medio que me divierte, me entretiene y me enseña a pensar.