UCRONÍAS GRÁFICA de la conquista de Mégico

 Bajo el árbol del naranjo Dentro de la mitología histórica generada en torno los hechos compartidos por Extremadura y México, se encuentran los restos de un enorme ciprés delante del cual, hace 501 años, aseguran que Hernán Cortés lloró su primera derrota contra el ejército azteca, en la actual Ciudad de México. Un árbol cuyos restos han sido turistificados durante décadas bajo la denominación del Árbol de la noche triste y que el verano pasado cambió el nombre por el de Árbol de la noche victoriosa fruto de la revisión de su historia a colación del Año de la Grandeza Mexicano. Hecho que coincide a la vez con el aniversario de la caí- da del Imperio Azteca en 1521, a manos de un ejército indígena rebelde junto a las tropas supervivientes de Hernán Cortes. 500 años después de aquel acontecimiento, en el jardín del cacereño Palacio de la Isla, de construcción coetánea a dicha efeméride, junto a otro árbol, en este caso un narajo, se desarrolló el taller Ucronías gráficas, en el marco de la IX Bienal Iberoamericana de Obra Gráfica Ciudad de Cáceres. Un evento que se renueva con la puesta en valor de su carácter iberoamericano a través de las artes gráficas y la generación de sinergias entre el arte local, nacional e internacional. El entorno apropiado para revisitar este acontecimiento al otro lado del charco. Un viaje que comenzaba varios meses antes de la celebración del taller con la reunión de los artistas Daniel Muñoz (Moraleja 1980) y Fernando Llanos (Ciudad de México, 1974) en la provincia de Michoacan, lugar donde ambos compartíeron un cuaderno sobre el que dibujar acerca de aquel encuentro entre civilizaciones y la tradición alojada en sus retinas. De esta manera en septiembre de 2021, esa misma libreta y sus autores viajan a Cáceres, para compartir experiencia y cuaderno con un heterogéneo grupo de dibujantes. Por el camino se unió el Museo de Arte Contemporáneo Florencio de la Fuen- te y la escuela Creativa Marte para completar el amplio espectro de participación, sumando a las retinas cacereñas, otras procedentes Madrid y Cuenca, entre otras poblaciones. Ucroncías gráficas, por tanto, propuso un taller de dibujo especulativo que invitaba a sus participantes a repensar el concepto de Iberoamérica a partir de este hecho histórico que enfrentó a dos imperios pero que, a la vez, enlazó nuestras historias para siempre. De esta manera, empleando la ucronía como aquella utopía aplicada a la historia según Charles Renouvier, los participantes imaginaron antiguos nuevos escenarios para aquel encuentro, canalizado a través de elementos propios de la identidad colectiva como son blasones, escudos y banderas. El resultado, tan diverso como los asistentes al taller, se recoge en este fanzine digital y autopublicable, que plantea diferentes alternativas a lo que podría haber pasado en Cuauthémochace medio mileno, desde el filtro personal de los dibujadores, aflorando todo tipo de opciones motivadas en gran medida por el bagaje cultural de cada uno de ellos. Un compendio gráfico que muestra la multiplicidad de opiniones a la hora de reimaginar la historia, así como rescata fricciones aún por resolver y a las que sin duda, la compartición de experiencias creativas ayudará a resolver así como a entender un poco mejor la intrahistoria de IberoAmérica.

Julio C. Vázquez Ortiz
Comisario de la IX Bienal Iberoamericana de Obra Gráfica “Ciudad de Cáceres”

 

 Baja la versión web

Baja la versión para imprimir (tamaño carta) 

Fanzine realizado en el taller de dibujo especulativo, impartido por Daniel Muñoz y Fernando Llanos, en el Palacio de la Isla, Cáceres, septiembre 2021.

 IX Bienal Iberoamericana de Obra Gráfica “Ciudad de Cáceres”